Simple Things / There’s a heart beating in Australia

Miras por la ventana del avión y el mar de tonos rojizos, naranjas y amarillos dibuja un paisaje lunar, como si de otro planeta se tratara, lejos de los verdes y azules que pintan la costa australiana. Un lienzo sin límites, un horizonte difuminado, un azul cielo que lanza un grito a la búsqueda de una nube que lo manche, que lo decore, que lo maquille.

Una llamada de última hora que invita al viaje: ¿Quieres venir al desierto?

urulu marc vila let's go study australia

Todo organismo tiene un motor que lo hace vibrar, un corazón que late, una centro que le da energía. En las entrañas de esta isla gigante, Uluru se eleva de la nada cómo un corazón gigante que late en silencio. En silencio por la ausencia de ruido que abruma en el desierto, en silencio por las voces acalladas de los que habitaron esas tierras por milenios, los que ahí siguen viviendo, silenciados.

Se reconoce a quien ha paseado por el desierto por sus zapatos teñidos por la arena finísima, la misma que se cuela en sus bolsillos, en la maleta o en la funda de la cámara. La tierra árida, los arbustos secos y espinados, las pozas escondidas que surgen como oasis y las montañas como cactus en medio de la nada definen este paisaje único, diferente. El corazón seco de Australia es donde se esconden las leyendas que explican el origen de este país, mucho más allá de las que se cuentan en las versiones oficializadas escritas en los libros de historia.

australia outback sand marc vila let's go study

La realidad, vista a través de mis ojos de recién llegado, alberga un sinfín de misterios, de interrogantes, de dudas. Este país opulento de barbacoas de fin de semana, ciudades que brillan con esplendor y pueblos de costa de ensueño, alberga un interior despoblado, que le lleva a uno a pensar en historias que hablan de pobreza, de humillación y de abandono. No me atrevo a hacer ningún juicio de la situación aborigen en Australia, pero ante toda esta compleja realidad que se estira durante doscientos años, se asoma el fantasma del abuso de poder.

Y ahí reside el contraste, entre el trauma y la belleza, entre la injusticia y el esplendor del desierto.

outback marc vila let's go study australia

El Outback, con sus caminos entre los montículos del Kaka Tjuta o alrededor de Uluru, con las noches manchadas con millones de estrellas cómo nunca antes había contemplado y su silencio imponente, un lugar donde parar por un instante, reposar y contemplar.

Y es que sin lugar a duda, sea en la costa o en el interior, en la ciudad o en medio de la nada, Australia nos regala a los que la visitamos un sinfín de motivos para enamorarnos de ella.

urulu air let's go study australia marc vila

Texto y Fotos by Marc Vila

Anuncios

Un comentario sobre “Simple Things / There’s a heart beating in Australia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s