Simple Things / Inglés en Australia? Indeed!

Como se suele decir en Australia, vine porque tenía un goal. Y todavía sigo teniendo un objetivo, pero su significado ha ido transformándose con la experiencia real de cómo alcanzar la meta.

Recuerdo sentirme animado y valiente en Barcelona, imaginaba que en seis meses ya estaría hablando inglés. Por precaución y por asegurar el tiro alargué el viaje a nueve meses, así daría más tiempo a mi oxidada capacidad de estudio y conseguiría dominar the bloody English!

english book australia
El deseo sigue siendo el mismo, aprender inglés. Sé que será útil en mi trabajo, ampliará el mercado de posibles clientes y tendré más números para conseguir ciertos proyectos… Pero las razones para querer conocer todavía más la lengua de los australianos se han ido ampliando y reforzando. Y la manera de hacerlo es ahora más amable y comprensible con mis limitaciones. El camino es más largo de lo esperado, lo mejor será disfrutarlo en todos sus tramos.

lips english australia

Con perspectiva compruebo que entender su idioma significa entender la parte anglosajona del mundo. El mundo es ahora mayor. Captar las sutilezas y diferencias entre culturas, conocer como priorizan su lista de valores, ayuda a rebajar las identificaciones que tenemos de nosotros mismos. Cuando se adquiere más información, de la útil, bajamos el volumen de nuestro altavoz y uno se acerca al ‘Sólo sé que no sé nada’.

Defender un único perfil, una manera de ser, tatuar gustos o creencias me parece limitador delante de la inevitable y renovadora realidad impermanente. Abrir la ventana al aire fresco de nuevos conocimientos, mirar hacia arriba para saber qué se cuece y experimentar la no posesión. Fluir.

eye australia

Se lo dije ayer a una amiga, desde esta semana entiendo casi todo lo que dicen en la radio. Ayer, un programa de noticias de Melbourne entrevistaba a unos científicos finlandeses que han descubierto que a la Aurora Boreal le acompañan unas sutiles y casi imperceptibles frecuencias de sonido solo captables por sensibles micrófonos.

Poder entender las películas en el cine en versión original y escuchar emisoras de radio de países anglófonos mientras voy en bici, son otras razones por las cuales me muero por conocer este idioma que tantas otras nacionalidades comparten.

Y correr por el parque escuchando una entrevista a un músico de jazz… ¡no tiene precio!

Text & Pics by Albert Uriach.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s