Estudiar en Australia: Brush up on your English! (II)

La semana pasada publicamos la primera parte de este artículo con un montón de recomendaciones para mejorar tu inglés desde casa, algo muy recomendable si te planteas estudiar en Australia o en cualquier otro país anglófono. Entre otras herramientas ofrecíamos enlaces a podcasts, series de televisión o aplicaciones muy útiles. Si todavía no has leído la pimera parte, hazlo antes de seguir con esta. Este es el enlace. Todos los consejos que te dábamos estaban dirigidos a lograr que entiendas perfectamente a los hablantes nativos de cualquier país y, sobre todo, a que tu inglés suene más natural. En este sentido te damos cuatro herramientas más.

11f805122ba4f1da50a732504a2842baLee. Escoge libros que te resulten atractivos, léelos con calma y toma notas. Aprenderás y disfrutarás. Una lectura que nos enacanta y te recomendamos cien por cien es Down Under, de Bill Bryson, descubrirás un millón de cosas sobre Australia y te reirás mucho. Recuerda que también hay versiones simplificadas de los libros, las llamadas abridged versions son más breves y fáciles de leer pero ten en cuenta que pierden gran parte del encanto. Otra opción es seguir la actualidad en los grandes medios internacionales, las páginas web de The New Yorker , la revista de The Australian, la revista TIME o la propia BBC ofrecen contenidos muy recomendables.

Utiliza un buen diccionario. Lleva siempre contigo un diccionario para consultar el significado, el spelling y la transcripción fonética de las palabras. A la larga te será mucho más útil que un traductor. Hay muchas posibiliades pero nosotros te recomendamos el diccionario online de Macmillan. Además de las definiciones encontrarás herramientas para descubrir palabras nuevas, sinónimos, consejos de pronunciación, etc.

Trabaja las collocations. Es el truco que estabas esperando para que tu inglés pase al siguiente nivel. Por decirlo de manera sencilla, las collocations son las combinaciones de palabras que suenan bien, las más utilizadas. Por ejemplo, en español decimos ‘llevarse una alegría’ pero nunca diríamos transportar, robar o coger una alegría. Lo mismo ocurre en inglés, hay construcciones que funcionan con palabras específicas que no podemos sustituir por sinónimos porque no se utilizan. Las collocations se aprenden exponiéndote al idioma, a base de escuchar palabras juntas vamos asociándolas y acosumbrándonos a usarlas. Pero si tienes dudas concretas o quieres indigar en el tema, aquí tienes una web que analiza miles de textos publicados para decirte qué collocations son más habituales. Se llama Just the Word y te ayudará muchísimo.

Descubre el slang. Lo primero que debes saber es que el slang es jerga callejera, un registro muy coloquial que no hay que utilizar en conversaciones formales. Sin embargo será lo que te encontrarás cuando vayas a tomarte una cerveza en un lane de Melbourne, en un pub de Liverpool o en un bar de Chicago. También es lo que escuchas cuando ves a Jesse Pinkman hablando con sus amigos en Breaking Bad, por ejemplo. Una herramienta muy útil para entender el slang es el Urban Dictonary. En Australia tenemos el famoso Aussie Slang, hace un tiempo compartimos un par de artículos con algunas de las palabras más utilizadas. Aquí lo tienes, te servirá de ayuda en cuanto entres en un pub australiano.

no-worries-woolamai-beach-let's-go-australiaAustralia tiene una enorme oferta de cursos en todos los niveles. Desde cualquier carrera universitaria o máster, hasta cursos vocacionales en todos los campos. En la mayoría de ellos hay requisitos de conocimiento de inglés. Otra opción muy interesante son los English Language Intensive Courses for Overseas Students (ELICOS), cursos de inglés que se imparten durante 20 o 25 horas a la semana. En este caso hay desde nivel elemental hasta específicos para business o académico, por poner dos ejemplos. También se pueden preparar los principales exámenes de certificación de conocimientos de inglés como Cambridge, TOEFL o IELTS. Al matricularte en las escuelas ELICOS, en los cursos vocacionales o en las universidades podrás optar al visado de estudiante, que tendrá una duración directamente relacionada con la duración de tus estudios. La student visa permite trabajar un máximo de 40 horas por quincena durante el curso y 40 horas semanales durante los períodos de vacaciones.

Si quieres saber más sobre los cursos disponibles en Australia, hemos elaborado esta guía para ti. Te recomendamos que eches un vistazo. Mientras tanto no dudes en escribirnos si estás interesado en algún curso concreto o simplemente quieres saber cómo iniciar tu aventura en Australia.

Anuncios

Un comentario sobre “Estudiar en Australia: Brush up on your English! (II)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s