Melbournians versus Sydneysiders

En Australia hay un secreto a voces del que son conscientes todos los que habitan en el país y es que existe una rivalidad entre los Melbournians (los que viven en Melbourne) y los Sydneysiders (los que viven en Sydney). Uno de los mejores ejemplos para ilustrar esta rivalidad es que la capital de Australia acabó siendo Canberra  para evitarse caras largas (ni pa’ ti ni p’a mi!). Siendo honestos las dos ciudades tienen muchísimo que ofrecer, pero depende de lo que te guste en una ciudad o tu estilo de vida, seguro tu también te veras más seducido por alguna de las dos:

03477163c33ef84626f6d0a2cd501a4c

Eres un Melbournian de corazón si…

  • Si te encantan la moda, el arte y la vida bohemia.
  • Si eres un amante del café.
  • Si tu bici es lo único que necesitas para moverte por la ciudad.
  • Si te gustan los Pop Ups de todo tipo: fiestas, tiendas, restaurantes…
  • Si amas la música en directo.
  • Si pecas más de hipster que de surfer.

7c5c9ba8c9d364af737de427730198c3

Eres un Sydneysider de corazón si…

  • Estas altamente fascinado por el buen tiempo.
  • Si eres surfero.
  • Eres capaz de llevar chanclas incluso en  invierno.
  • Si la playa y nadar es algo que te falta a diario.
  • Si te gusta mucho el deporte y los eventos deportivos.
  • Si pecas más de surfer que de hipster.

Ya tienes una favorita? De todos modos todos sabemos que sea la ciudad que sea la que más se ajusta a lo que buscas, la experiencia de estar viviendo en cualquiera de las dos es algo que te abrirá mundo, mente y fronteras!

Let’s Go Australia?

Anuncios

Simple Things / When big becomes BIG

F1000029

Australia es grande. Uno se da cuenta cuando contempla el mapamundi colgado en la pared de casa o se dedica a viajar virtualmente con GoogleEarth (hazlo si todavía no lo has hecho ). Una isla gigante en el hemisferio sur, con un corazón rojo donde habitan tan solo unos pocos humanos y no tan pocos animales. Un continente que baña su costa con pequeños pueblos a los que se suman algunas grandes ciudades…Melbourne, Perth, Sydney, Canberra….

Uno se entera de todo esto cuando investiga sobre Australia, en los libros o dónde sea…pero es cuando tus pies pisan esta tierra o la recorres sobre ruedas, entre mares o por las nubes, que la percepción te abruma y te das cuenta del significado que toma aquí el concepto espacio.

Carreteras interminables con enormes extensiones de bosques de eucalipto dibujan una telaraña de rutas que cruza este continente. Playas desiertas al pie de una gran ciudad, donde tus huellas marcan la arena que ha permanecido intacta durante horas y donde las historias de Robinson Crusoe y compañía parecen posibles. Senderos entre campos y bosques, donde las miradas se cruzan con canguros y conejos, pájaros desconocidos y demás habitantes del mundo animal…pocas personas, pero mucha vida.

F1000019 copia

A nosotros, que venimos del viejo continente dónde las ciudades nacieron de complejos entramados de callejuelas, y el crecimiento y la ambición han convertido el verde en cemento, las ciudades cómo Melbourne nos sorprenden. Una infinidad de casas pequeñas, de 2 o 3 plantas, se extiende a los pies del pequeño CBD. El aire limpio de la ciudad se nutre de parques y jardines donde se refugian possums y demás inquilinos. Una ciudad llena de vida, que le permite a uno encontrar silencio y soledad cuando lo desee; porque la densidad a la que estamos acostumbrados se diluye entre suburbs interminables, aguas que alimentan el Yarra y bosques urbanos que nos hacen olvidar el cemento.

Hay simple things que a uno le hacen darse cuenta de las diferencias que hay en el mundo. A mi, que logré acostumbrarme al temblor de las ventanas de mi habitación en la ajetreada Barcelona, despertar en el centro de una ciudad con un silencio roto por el cantar de los pájaros me sigue sorprendiendo. Algunos, los menos temerosos, se lanzan a la aventura de picotear las migas de pan que olvidaste en la cocina esta mañana.

Y es que aquí, las playas desiertas, las carreteras infinitas, los bosques sin rastros humanos y las ciudades aireadas le dan un nuevo significado a la palabra espacio. Porque en esta gran isla, sin lugar a duda, lo que nunca le falta a uno es un lugar donde perderse…y encontrarse.

F1000016

Follow the ocean

Un rayo de sol se cuela por la persiana y te invita a abrir los ojos. Hace ya un rato que el coro de pájaros y cigarras interpreta la sintonía del amanecer australiano. Respiras profundamente, te das media vuelta, y te dispones a seguir durmiendo…pero no.

Si afinas tu oído escuchas su rumor…si cierras los ojos, se dibujan sus curvas…si afinas tu olfato, encuentras el olor a mar impregnado en tus sábanas.

Ayer miraste la previsión (en Magicseaweed o quizás en Swellnet) y todo parecía perfecto. Un swell de 3-4 feet que vienen del este con muy poco viento, casi nada a primera hora, el agua a 24 grados y un cielo azul, claro, limpio.

Saltas de la cama y antes de que te dé tiempo a repensártelo el té con ginger está humeando mientras saboreas un mango, o quizás será un crujiente muesli o con un poco de suerte un muffin que te llevaste ayer por la noche del restaurante dónde trabajas. Mientras desayunas miras las webcams (Coastalwatch) y te decides por tu spot favorito…

Tabla, bañador y crema solar. Sales a la calle con la sonrisa puesta y las legañas en los ojos.

Aparcas el coche o la furgo o la bici o el patín dónde puedes…la arena que dibuja el camino a la playa está fresca, el bosque estalla en verdes con esa misma luz suave que te ha despertado hace un rato. Caminas sin poder evitar

la sonrisa de quien se siente vivo. La densa telaraña de árboles, arbustos y plantas se disuelve para dar paso a la playa, a la inmensidad del azul, al mar…

Hay más gente en el agua de la que te imaginabas…siempre hay quien madruga más que tu! Ves a alguien que pilla una derecha interminable, y esa fluidez, el flow, te empuja a acelerar tu paso hacía el agua…

La secuencia de movimientos, sensaciones, pensamientos y emociones se suceden vertiginosamente y sin darte cuenta ya llevas un buen rato en el agua, el suficiente para sentir la sal en los párpados, el cansancio en los brazos y la adrenalina recorriéndote de norte a sur. Te dices a ti mismo ” La última y me salgo” y ahí viene.

La miras, la entiendes, la remas. Cuando la tabla se acelera todo fluye con la sencillez del saberse en el lugar y el momento adecuado.

Lo que sigue puede tener mil versiones diferentes. Te irás a trabajar o a la escuela, quizás será domingo y hay una barabacue esperándote o será tu familia al completo la que te espere para hacer un Skype y que les cuentes cómo te va la vida en Australia…

Sea lo que sea, Down Under, los amaneceres se pueden vivir entre coros de pájaros y cigarras, delfines y olas increíbles…

Let’s Go Australia!

Text and images: Marc Vila

6 10 F1000023 F1000024   F1010027

You Only Live Once! Haz del 2015 tu año!

Mirando hacía atrás, ves un año entero, 365 días y sonríes pensando: todos ellos en Australia. Será porque la predisposición a toda emoción es mayor cuando viajamos, pero se siente intenso.

Un año lleno de crecimiento personal, de momentos con una sensación de felicidad tan inmensa que sientes te va a explotar el pecho. Otros momentos en los que has experimentado la melancolía (la real) de saber que darías todo tu reino solo por una tarde de cervezas con tus amigos de toda la vida. Momentos de no quiero volver nunca por favor, quiero quedarme aquí para siempre…. y otros de agarro la maleta y si te he visto no me acuerdo.

Se pasa por una gamma de estados emocionales de todos los colores y cada uno de ellos cuenta y suma! Sabiendo siempre en nuestro interior que no cambiaríamos ni un ápice!

Y es que este año de experiencias lo cambia todo. Aquellos que estáis viajando, lo entendéis. Esa sensación tan extraña que te embarga por las noches si piensas en volver a casa. Porque tú has cambiado, tu manera de ver y afrontar el día a día, de relacionarte con la gente, de respirar hondo y decir: adelante! De alguna manera has dejado de ser tú y ahora eres una versión mejorada de ti mismo, con el culo curtido, una visión open minded de la vida y miles de experiencias que no tienen precio.

Desde aquí solo queremos felicitar a todos los cracks que este 2014 han encontrado la valentía para emprender este tipo de viaje y decir a los indecisos:

No os lo penséis más y hacer de este 2015 el año que marcará la diferencia con el resto.

C’mon mate You Only Live Once!

Feliz año a todos!

64dc2842e4f64e924cff62860a37cbe3

Me muero de Jet Lag

jet;ag

Definición de Jet Lag

“Desajuste temporal de las funciones del cuerpo humano tras un viaje largo en avión.”

Y es que este es un nombre archiconocido, pero nadie te prepara para sentirlo hasta que lo vives. Y es que al viajar a la otra parte del mundo (véase Australia) no dejas de hacer uno de los cambios horarios más radicales que te puedes echar a la cara y nuestro cuerpo que está con un cúmulo de estrés, emociones y otras… se queda en lo que sería un estado zombie por unos días.

En el mejor de los casos, eres una marmota que vive con una sensación de llevar siempre un par de cervezas en el cuerpo por una semana y que solo comes y duermes en lo que parece va a ser tu nuevo rol de vida. Este es el más fácil de llevar, poco a poco vas comiendo y durmiendo menos y te adaptas al nuevo ritmo horario.

Otro de los casos comunes del Jet Lag es el conocido: 4 de la madrugada y tu con los ojos más abiertos que un mapache en medio de la autopista. Pensando algo así  como “Bueeeeeno, pues nada mañana madrugo tipo a las 6 am y así aprovecho el día”. Mientras actualizas todas tus conversaciones de los grupos del Wathsup!

Pero llega el mañana y a las 2 de la tarde te encuentras a Morfeo con sus brazos abiertos y una gran sonrisa en medio de la calle y sin más tu cuerpo empieza a sentirse tan cansado que te echarías a dormir en cualquier parque con un poquito de césped y sombra (cosa que en Australia se puede hacer tan panchamente por cierto).

Como sabemos lo que es, aquí te dejamos algunos consejillos para ayudarte a sobrellevar la situación:

Antes del vuelo:

– Comienza a adaptarte al nuevo horario ajustando un poco tus horas de sueño.

– Duerme más de 7 horas el día anterior al vuelo.

– Evita bebidas con cafeína (já) o alcohólicas (jájá) los días de antes.

– Come sanito

Captura de pantalla 2014-12-19 a la(s) 13.48.02

En el vuelo:

– Camina por el avión

-Tómatelo con calma, respira e intenta dormir lo que puedas.

– No olvides hidratarte, agua, agua y más agua.

Al llegar:

– Intenta adaptarte al horario de dormir y comer lo antes posible.

– Sal a que te dé el sol, pura vitamina D, eso activa al instante.

– Haz ejercicio

– Súper importante: Don’t panic! Los primeros días es totalmente normal que seas un walking dead, así que relax!! Sabemos que estas ansioso por buscar trabajo y casa y clases y todo, pero  recuerda que has llegado hace unos días y te quedan meses o años de aventura por delante!

586d654d3722b75ac7abed9fa60210d9

Let’s Go Australia?

11f805122ba4f1da50a732504a2842ba